9 de octubre de 2016

La vida en condominio


Lo que no se debe ignorar al adquirir una propiedad de un piso o apartamento en comunidad


Nely Ramírez
nellyrami@hotmail.com

Santo Domingo, 9 de octubre, 2016.-. Son muchos los que hoy día optan por adquirir sus viviendas en comunidad, en condominios, algunos conscientes de lo que esto significa en cuanto a sus deberes y derechos,  y otros sin un ápice respecto de éstos.
Adquirir una vivienda en condominios,  lejos de la privacidad y libertad que representa tener  una casa individual, particular, en un terreno propio. Tiene la ventaja, en primer lugar, de que además de múltiples facilidades de ofertas que existen en el mercado para todas las clases sociales y necesidades,  por elevadas o mínimas que parezcan.

En segundo lugar y no menos importante, dadas la inseguridades que arropa la sociedad últimamente,  muchos prefieren este tipo de viviendas, porque como es de suponer son menos propensas para robos y otros ataques delincuenciales, debido a que son comunidades en las que hay seguridad común, cohabitan muchas personas y es un poco difícil aunque no imposible que ninguno esté pendiente ante un imprevisto.

Otras ventajas son las disponibilidades en lugares céntricos,  en zonas urbanas, ya que para conseguir o construir una casa individual o particular al gusto del propietario ni soñar que se podría en la ciudad, ya que no hay espacios para construcciones horizontales y dónde los hay mejor se está optando por derribar cualquier presencia de casas,  incluso etampas antiguas en sectores emblemático del viejo caso urbano y construyendo encima de éstas hacia arriba, de forma vertical, enormes edificaciones como es el caso de Gazcue.

También los financiamientos a largos plazos, cómodas cuotas para pagar, división de los gastos comunes entre los residentes,  los que en casas individuales resultan bastante elevados,  los gastos en mantenimientos comunes son más aceptables.  




Muy bonito. Sin embargo,   muchos,  pese a saber que adquirieron una vivienda en comunidad,  muchas veces conociendo los requisitos,  deberes,  otras ingnorándolos, o a veces haciéndose, de "la vista gorda" violan todo lo que saben son sus deberes.

Dado los múltiples problemas que con frecuencia ocurren en estas comunidades,  en las viviendas en condominios, es bueno saber que estas están amparadas bajo un Régimen de Condominio que funciona apegado a la Ley 50-38 del 21 de noviembre de 1958,  así como  por la Ley 108-05 de Registro Inmobiliario.

Por tanto es bueno saber que esta ley establece un régimen especial para las propiedades por pisos y departamentos. La normativa  instuye respecto de ese derecho real autónomo, pero diferente al de otras propiedades individuales.

Aclara ampliamente,  que el derecho de propiedad de un piso o apartamento en una comunidad,  en un condominio,  no es de manera absoluta,  individual. Específica que el derecho de los condómines o propietarios de un apartamento en un condominio no es como si la propiedad adquirida fuera única,  " un desmembramiento" de la comunidad,  del condominio, sino que todos allí tienen iguales derechos y deben velar por el bien y conservación se un todo y aunque internamente pueden dar un uso particular,  individual,  deben evitar la incomodidad colectiva, algo en  que no muchos residentes en este tipo de viviendas están claros.

Dice la Ley 50-38. " Cada titular _propietario de apartamento - es propietario de la unidad exclusiva que le corresponde y copropietario de los sectores (áreas) comunes así como igual del terreno. " Los propietarios podrán extender o restringir el uso de sectores comunes y aun limitar el uso de algunos de ellos a los titulares de las unidades a las que sirven".

Lo que quiere indicar el párrafo más arriba contenido en el Régimen de Condominio y la Ley 50-38 es que aunque un propietario de un apartamento en un condominio unido como junta de vecinos pueden exigir a otro propietario que no cumpla con lo establecido,  que incluso aunque usted sea propietario se el puede limitar del agua, el gas común...si está incumpliendo con los requisitos y deberes espléndidos. 

Las escaleras. No son para tirar basura,  las etiquetas de los botellones de agua que deja el delivery, no son para que los niños jueguen y se tiren por los pasamanos, no se debe dejar a los perros mascota a su libre albedrío en éstas,  haciendo y deshaciendo, las puertas de hierro deben estar en sus respectivos lugares,  es la correcta y adecuada manera de vivir en comunidad,  es parte de los deberes.



Áreas de parqueos.  Aparentemente la parte neurálgica en todo condominio,  los condómines aunque hayan áreas de juego y de esparcimiento,  suelen bajar a los hijos con juguetes,  bicicletas... exponiéndose y exponiéndolos a inminentes peligros de accidentes.

Las áreas de parqueos aunque los condominios no cuenten con áreas de niños,  de juego,  entretenimiento,  lo cual es muy raro,  a menos que éste sea muy antiguo,  no son para salir a jugar con los hijos los domingos por las tardes, no son para bajar con un amigo, dos sillas plásticas y dos respectivos vasos "fon" en las manos a charlar. Las áreas de parqueos no son para dejar los carros a mitad de éste porque los demás no están; no se les dan parqueos ajenos a las visitas porque los propietarios no están, a menos que eso haya sido conversado con anterioridad; 

Cuando cada condómine se detenga a conocer cuáles son sus derechos y deberes al adquirir una vivienda en Comunidad,  entonces la vida en Condominio será más armoniosa y por supuesto los precios de sus propiedades se elevaría mucho más y de seguro tendría una buena apreciación entre residentes y visitantes a un determinado residencial o condominio.

Formulario de Contacto [don't delete] Llena los siguientes datos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *