Social, Artes & Cultura

Taiwán quiere más relevancia en el Vaticano ante asperezas con China

0



Taipei, 27 oct (EFE).- Taiwán ha intentado ser más relevante para el Vaticano, con ofertas de mayor cooperación para contribuir a la expansión de la Iglesia católica en China durante la reciente visita de su ministro de Exteriores, David Lin, a la Santa Sede.
   Lin, que volvió a la isla el pasado sábado tras asistir a la ceremonia de beatificación de Pablo VI el 19 de octubre, recalcó a su retorno que Taiwán ofrece un lugar ideal para que los católicos chinos se preparen teológicamente y contribuyan más al desarrollo de la Iglesia católica a su regreso a China.
   La Facultad de Teología de Sant Roberto Bellarmino de la Universidad Católica Fu Jen, en Nuevo Taipei, ya ha recibido desde 2010 un total de 146 chinos para cursar estudios teológicos, de los que 51 han vuelto a China, según el Ministerio de Exteriores de Taiwán.
   Sin duda, Taiwán busca convertirse en un actor más relevante ante la Santa Sede para mantener los lazos diplomáticos con el último Estado con que mantiene relaciones formales en Europa, y uno de los 22 en todo el mundo, 12 de ellos en Latinoamérica y el Caribe.
   El Vaticano, que no mantiene representación oficial en China desde 1950, dispone de un encargado de negocios en Taiwán, monseñor Paul Fitzpatrick Russel, que la semana pasada calificó los lazos entre Taipei y el Vaticano de “excelentes”.
   Desde hace décadas, la Santa Sede desea proteger mejor a los 13 millones de católicos que se calcula que hay en China, a quienes el Gobierno de Pekín pretende controlar con la Iglesia Patriótica China y somete a presiones, arresto domiciliario a obispos, derribo de iglesias y ordenamiento de obispos sin el consentimiento de Roma.
   Poco antes del nombramiento del papa Francisco, un portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hong Lei, dijo que "China está dispuesta a desarrollar relaciones con el Vaticano si el Vaticano rompe sus lazos diplomáticos con Taiwán y deja de interferir en los asuntos internos de China, en especial la interferencia en el nombre de la religión", en referencia al nombramiento de obispos.
   Desde 2007, fecha en que el papa Benedicto XVI, emitió una carta a los católicos chinos dulcificando la postura de la Iglesia sobre la participación de sus fieles en actos la Iglesia Patriótica, los lazos entre Pekín y la Santa Sede han pasado por muchos altibajos y aún no hay atisbo de acercamiento inminente.
   "Antes de que el Vaticano decida romper sus lazos con Taiwán debe recibir algo sustancial de China, como un mecanismo aceptable en el nombramiento de obispos y algunas garantías de libertad religiosa", dijo a Efe el sacerdote chileno residente en Taiwán Miguel Ángel González.
   Muchos miran al modelo de relaciones entre el Vaticano y Vietnam, en el que se está tratando de solucionar el espinoso tema de las exigencias mutuas de tener la última palabra en el nombramiento de obispos, como un buen campo de pruebas para encontrar una solución a las actuales dificultades en los lazos con China.
   Mientras tanto, al menos tres obispos católicos están bajo arresto domiciliario en China, y tras una postura acomodaticia en 2010, cuando se ordenaron diez obispos con la aprobación conjunta de Roma y Pekín, han resurgido tensiones con ordenaciones sin el consenso de Roma y reuniones "patrióticas" a las que se forzaba a obispos a participar.
   La Iglesia católica ha reaccionado con comunicados de condena y aunque no ha roto las cartas y enviado señales de paz como el mensaje del papa Francisco, camino de Corea del Sur, al volar sobre China, ese mismo papa mostró su apoyo al cardenal Joseph Zen, de Hong Kong, que participa en el movimiento prodemocracia.
   El 24 de octubre, el papa Francisco animó al cardenal Zen y lo llamó "el que lucha con una honda, en referencia a la victoria del pequeño David contra el gigante Goliat, aunque por detrás de los posicionamientos de ambas partes se mantiene el flujo de enviados y las negociaciones.
   Taiwán, mientras tanto, se mantiene alerta, con muy poco que hacer sobre el futuro de sus lazos con el Vaticano, que dependen de que Pekín y la Santa Sede encuentren o no un marco adecuado para que no se orden obispos ilegales y haya más libertad religiosa.
   La isla ha invitado a Taiwán al papa Francisco, que tiene proyectado un viaje a Filipinas el próximo año, y según el ministro David Lin "la Santa Sede mantiene una actitud abierta al respecto". 

De Legal & Más... por Nelly Ramírez. Con la tecnología de Blogger.