Social, Artes & Cultura

La esperanza es lo último que se pierde

0




Por Margarita Quiroz

Yolanda Martínez- no la comunicadora-  sino una cliente más de la cadena de tiendas y supermercados propiedad del Grupo Ramos, nos ha demostrado, tras 11 años de lucha y perseverancia,  que la esperanza es lo último que  se pierde, aún en un país como el nuestro donde, por lo general, la fuerza de los poderosos  avasalla a débiles.
Ya era hora  de que se creara un precedente y, con esto, una  jurisprudencia. Esta señora  ha sido  la responsable de ambas cosas e  incluso de sacarme  del ostracismo, donde me encontraba desde el año pasado,  e  inspirarme a  escribir de nuevo esta columna.
El vehículo de Yolanda  fue robado del parqueo de Multicentro La Sirena de la Winston Churchill y como la advertencia  de: “No nos hacemos responsables de los daños ocasionados a su  vehículo”, bastante visible, “ por supuesto” alertaba sobre el riesgo que asumía al dejarlo aparcado allí;  todos los que se dieron por enterados creyeron que ese desagradable momento no pasaría de ahí, menos ella.
 Al no recibir respaldo,  agotó todas las instancias legales hasta llegar a la Sala Civil de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) donde demostró que la defensa  de su caso no era solo en procura de resarcir el daño provocado a su propiedad, un vehículo con un  valor de 400 mil pesos,  sino  la dignidad de todos los que poseemos  un carro y hacemos uso de parqueos públicos y privados.
Hasta el miércoles pasado los propietarios de establecimientos comerciales, grandes y pequeños, entendían, de forma irresponsable, que esta famosa advertencia los eximía de toda culpa.
En su sentencia, los magistrados consideran  lo que todos conscientes pero impotentemente conocíamos:  que  dicha advertencia  no los exime de responsabilidad frente a los clientes propietarios de los vehículos  estacionados en los parqueos que están bajo su vigilancia, en caso de que los mismos sufran algún daño o sean sustraídos de los espacios destinados a parqueos.  Sin embargo,  no hacíamos nada.
¡Así si es bueno! dice una persona muy querida. Toda una disposición unilateral en beneficio de los que realmente pueden y deben de responder y  en perjuicio de un cliente fiel que por demás gasta semanal, quincenal o mensualmente  la mitad o quizás todo lo que gana.
En  mucho de los casos este famoso letrero además facilitaba a los dueños de estos establecimientos la reducción y eliminación de agentes de seguridad en las áreas de parqueo  y  a la vez un sustancial  ahorro,  sin tomar en cuenta que muchos de estos  cobran 20, 30 y hasta 50 pesos por hora y, sin embargo, no se hacían responsables.
Como es el chocante caso  de la funeraria Blandino que cobra 50 pesos, no  se hace responsable pero tampoco piensa en el sentimiento de angustia y tristeza de  unos dolientes,  que en momentos  como estos, en lo menos que piensan es tener menudo para pagar un parqueo.
La sentencia de estos magistrados se trata de algo que nunca se había hecho en el país. Ya los supermercados Nacional eliminaron los letreros de sus parqueos. Solo resta esperar que todos respeten y acaten la ley.
De Legal & Más... por Nelly Ramírez. Con la tecnología de Blogger.